Todo lo que debes saber sobre un Labrador Retriever

El labrador retriever es sin duda una de las razas favoritas de perros del mundo. Su origen se debe a mediados del siglo XIX en Gran Bretaña, donde desempeñaban su papel  como perros de caza y cobradores de aves en agua. Eran muy queridos por los pescadores debido a que eran unos perros muy leales y trabajadores, y una ventaja muy importante era que amaban el agua, lo cual para los pescadores se les hacía una característica muy buena.

La popularidad para esta raza suele ser debido a su carácter amable y sus cualidades como perro guía, además de que es el perfecto compañero cariñoso y leal que todos esperan tener a su lado.  Además se puede adaptar muy fácilmente a cualquier lugar al que llegue y también a su familia.

Es imposible ver un perro Labrador y no enamorarse a primera vista. Es un animal de tamaño grande y a la vez compacto pero de una forma muy armónica.

 

 

 

Te compartiremos tips y curiosidades que no sabías acerca de un perro Labrador:

 

Tipos de labradores:

Por lo general son de color amarillo, marrón y negro, puede que algunos sean un poco manchados, pero en su mayoría son en estos 3 colores, no es muy común el perro labrador color marrón, suele ser amarillo o negro, pero cabe mencionarse que en la misma camada pueden nacer labradores de los 3 colores.

 

 

Existen también 2 tipos de perro labrador no sólo basándose  en su color de pelaje sino en su cría, las cuales son la británica y la americana.

Los labradores británicos son muy fáciles de entrenar a diferencia de los labradores americanos que son demasiado enérgicos y tienen un temperamento más elevado, son los que suelen trabajar con profesionales.

Para poder distinguir las 2 razas es muy sencillo, los labradores americanos son más atléticos y su cabeza y su hocico son más finas, por lo tanto son más esbeltos, en cambio para distinguir un Labrador inglés debes fijarte en que sea más corpulento y más pesado, suele comer mucho así que se debe regular su dieta constantemente.

 

 

Se suele referenciar su cola como “cola de nutria” ya que es bastante gruesa y suele irse adelgazando poco a poco. Una característica interesante acerca de su pelaje es que lo protege de bajas temperaturas, además muda aproximadamente 2 veces al año cuando el clima suele estar frío y durante el año muda regularmente.

Cabe mencionar que estos perros poseen un gran olfato, es otra de las características por lo que son los favoritos de la policía, la aduana y el ejército ya que son capaces de detectar drogas y explosivos. También han ofrecido sus servicios para buscar sobrevivientes durante un sismo.

Como es el caso famoso de la perra labrador Frida, la cual ayudó durante los sismos de 2017, aproximadamente localizó 12 personas con vida y más de 40 cuerpos.

 

 

 

Juguetones e hiperactivos:

Es un perro muy enérgico por lo que requiere estar en constante movimiento todo el día. La hiperactividad es consecuencia del aburrimiento, por lo que debes jugar con él bastante tiempo, ya sea aventarle la pelota ya que los perros labradores aman tener algo en la boca, y jugar con la pelota podría ser una muy buena idea, por otro lado si lo tuyo no son los juegos, puedes sacarlo a pasear a diario para que desgaste su energía y así evitar que destruya cualquier objeto o mueble de la casa, su ejercicio requerido es aproximadamente de 40 minutos por día.

Al ser cachorros son aún más traviesos y es cuando requieren aún mayor atención, al ir creciendo siguen siendo enérgicos pero en menor cantidad.

 

 

Cuidado con la alimentación de un labrador:

Se debe tener un cuidado especial con su alimentación ya que son muy glotones e insaciables y suelen estar comiendo constantemente, por esto se recomienda llevar una dieta señalada por un veterinario especializado. Muchas personas no le dan la importancia que requiere y dejan que su Labrador consuma la comida que el quiera, lamentablemente las consecuencias suelen ser enfermedades perjudiciales que acortan la vida de nuestra mascota.

 

 

 

Acerca de la salud de un Labrador debido a la mala alimentación:

  • Las enfermedades que más se destacan en un Labrador es la otitis, la cual se desarrolla en sus orejas, y si no se le da la importancia que es requerida puede llegar a perder la audición pero si se lleva una buena limpieza esto no ocurre.
  • Su sistema articular es muy débil, solo llega a tener problemas de este tipo si no es alimentado de la manera correcta.
  • Si el labrador se encuentra en una zona con agua, se debe tener cuidado ya que tan sólo al ver agua se lanzan sin dudarlo, y puede que el agua esté contaminada o que esté sujeto de una correa y sufra un daño por la fuerza con que lo haga.

En cualquier caso de notar algunos signos extraños es importante llevarlo con un veterinario para que tome las medidas que se requieren.

 

 

 

 

Viviendo con un Labrador:

El Labrador es un excelente compañero canino, les encanta pasar tiempo con las personas, tiende a ser protector con cada integrante de la familia además de proteger también su hogar. También es amigable con otros perros, mascotas o con otros niños. No le gusta estar mucho dentro de la casa, recordemos que es un tipo de perro cazador, así que preferirá estar afuera y tener su propio espacio. Si no se le da la atención requerida es un perro muy destructor, puede llegar a morder cosas, cavar o en su defecto ladrar en exceso. Y como el Labrador es un perro muy fuerte se le pueden dar juguetes de uso rudo para que no los destroce tan rápidamente. Además a diferencia de otras razas las cuales guardan más su espacio, el Labrador es un perro que también respeta su privacidad pero es muy amoroso.

 

 

La inteligencia de un Labrador:

Cuando nuestro Labrador es cachorro, es importante enseñarle a socializar con otros perros y con otras personas además de que se acostumbre al exterior, ya que cuando están en esta etapa absorben demasiada información, se acostumbran y después son capaces de adaptarse más fácilmente.

En el momento en que decides entrenarlo te darás cuenta de que le es muy fácil captar su adiestramiento. Si desde cachorro socializó será aún más fácil ya que deben ser constantes y pacientes desde un inicio para poder lograrlo.

Es importante mencionar que se le debe dar el entrenamiento adecuado, tratándolo de buena manera y evitando los gritos y los castigos. Si es así el Labrador demostrará también su paciencia y su adiestramiento será positivo.

 

 

Aseo de un Labrador Retriever:

Realmente un Labrador no necesita de muchos cuidados al momento de asearlos, sin embargo son datos útiles para el cuidado que necesita nuestra mascota.

Es recomendable que se cepille el pelo del Labrador al menos 2 veces a la semana. Puede ser un cepillo de goma, o también un cepillo de alambre.

En el caso de que sea un cepillo de cerdas de metal, éste debe de tener cerdas muy finas y juntas. Ya que este tipo de perro suele acumular demasiada cantidad de pelo muerto y si no se retira lo estará soltando por toda la casa y esto ocasionará más suciedad.

El pelaje del Labrador tiene dos capas, la primera es suave y es la que le brinda calor y protección y la segunda capa es más fuerte ya que es la que le brinda la protección del exterior.

Al momento de bañar a un Labrador, debes asegurarte de mojar su cuerpo con agua tibia y con cantidad suficiente, como tiene dos capas de pelo es importante pasar a contrapelo tu mano para que el jabón logré ser retirado completamente.

Después de que haya tomado su baño regular, se le puede rociar a su pelaje un poco de brillo siliconado, este producto protege su pelo y al mismo tiempo le da un brillo espectacular. Así estará limpio, brillante y muy protegido contra enfermedades o plagas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *